¿Cómo perder los kilos que subí en mi embarazo?


Como nutricionista y mamá de 3, puedo compartirte lo siguiente: Aunque ya el bebé nació, los 10 o 12 kilos (en algunos casos muchos más) que ganaste en el embarazo se acomodan en diferentes partes de tu cuerpo. En realidad, tu bebé, la placenta y el líquido amniótico, (que es lo que pierdes en el parto) pesan sólo entre 5 y 7 kg y desafortunadamente, las reservas de grasa acumulada durante el embarazo no desaparecen sin un poco de esfuerzo de tu parte.

Perder el peso restante te tomará unos meses depende de que tan disciplinada seas en tus hábitos, pero puedes empezar siguiendo estos consejos:

1. Lactancia materna

Al amamantar quemas entre 300 y 500 calorías más que una mujer que no lo hace. ¿Te imaginas cuántos kilómetros tendrías que caminar o correr para quemar tantas calorías? Esto además de los beneficios de la lactancia materna para tu bebé y para ti en el postparto, pero muchas mamás se escudan en esto para comer más calorías de las que gastan y no pierden peso. Así que si debes cuidar tu alimentación por ti y aún más por tu bebé.

2. Ejercicio

En tanto no haya complicaciones, te encuentres sana y tu médico lo apruebe, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que las mujeres embarazadas y posparto realicen 150 minutos semanales de actividad aeróbica de moderada intensidad.

Suena mucho, pero recuerda que debes distribuirlo a lo largo de la semana, y hasta puedes hacerlo 10 minutos a la vez. Todo depende de tu condición física antes de tu embarazo. Eso sí, antes de empezar cualquier ejercicio consúltale a tu médico.

3. Enfócate en tu nutrición

La clave para perder peso es quemar más calorías de las que consumes. En el posparto, así como lo hiciste en el embarazo, debes enfocarte en la calidad más que la cantidad. Evita alimentos que no te aporten: alimentos procesados, pasta blanca, pan, galletas, postres, helados, fritos, empanizados, embutidos, alcohol.

Elige más proteínas magras: Pollo, pescado, atún, salmón, huevos, carnes bajas en grasa. Grasas saludables todo en pocas cantidades. Aguacate, frutos secos, aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla GHEE.

Carbohidratos que aporten: Verduras, frutas, camote, arroz integral, quinoa, leguminosas, camote.

Mucha agua y todo lo natural que encuentres en cantidades moderadas.

4. Date tiempo

Volver a tu peso normal (o al menos el previo al embarazo) es un proceso gradual: no esperes salir de la maternidad con tus jeans ajustados y talla pequeña.

Ten metas realistas. Una buena alimentación y el ejercicio pueden ayudarte a perder hasta ½ kilo por semana, pero cada cuerpo, embarazo y situación es diferente. Además, evita guiarte sólo por la pesa, porque aunque no cambien los números, el peso suele redistribuirse, por ejemplo en el pecho lactante.

Recuerda que durante las primeras semanas posparto tu cuerpo está tratando de recuperarse de un proceso largo y que lo cambió en muchas formas. Dale el tiempo necesario para volver a la normalidad en lo interior antes de esperar cambios externos.

Todas podemos lograr llegar a nuestra misma condición antes del embarazo o incluso mejor. Todo se trata de trazarte una meta y organizarte para cumplirla.

Si tienes dudas puedes escribirme en a @ivethbogota o bien hacer una cita

HAZ CLIC AQUÍ PARA AGENDAR UNA CITA.

#embarazo #lactancia #pedrdidadepeso #ejerciciodespuesdelembarazo #ejercicio

Entradas destacadas
Entradas recientes