Cuidado con las galletas "libres de grasa".


Desde los 80 ha habido un auge en los productos bajos en grasa con un mensaje de es mejor consumirlos por ser más saludables y confieso que consumí muchos de ellos. Esto significaba reducir la grasa de ciertos lácteos y carnes rojas. Es cierto que la grasa suministra más del doble de calorías por gramo de carbohidratos, y la grasa saturada es el tipo de grasa principalmente responsable de la obstrucción de nuestras arterias y el aumento de los niveles de colesterol. Pero la industria alimentaria llegó a trabajar sustituyendo las grasas animales en sus productos por aceites vegetales no saturados. Algunos de los cambios que tuvieron que hacer incluyen la alteración de la estructura del aceite vegetal por lo que podría ser utilizado en el lugar de las grasas sólidas. Utilizaron un proceso llamado hidrogenación que creó una grasa sólida o semisólida que se cree que es más apropiada para sus necesidades de procesamiento de alimentos. Desafortunadamente, ahora sabemos que estas grasas hidrogenadas aumentan los niveles de grasas trans peligrosas que son malas para el corazón y nuestro colesterol. Aunque las grasas trans se pueden encontrar en niveles bajos en algunos alimentos naturales estas versiones hechas por el hombre significa que era probable que estábamos comiendo más de ellos. Además los fabricantes también encontraron que tenían que aumentar la cantidad de azúcar en sus productos para continuar disfrutando de su sabor y textura, por esta razón la mayoría de los yogures libres de grasa contenían más azúcar. Significaba que el producto bajo en grasa tendía a ser alto en carbohidratos, podía contener grasas trans y al final del día tenía un recuento de calorías muy similar al producto original. Un ejemplo claro es cuando comemos alimentos ricos en carbohidratos, especialmente los refinados blancos, nuestros cuerpos los digieren más rápidamente. Esto puede conducir a cambios en el azúcar en la sangre y antojos lo que hace más difícil el control de nuestra ingesta total de calorías, lo que significa que la segunda o tercera galleta baja en grasa comienza a parecer muy tentadora y puedes terminar una caja pensando que no hay problema porque son libres de grasa. Una alimentación demasiado alta en estos carbohidratos y azúcares refinados puede ser poco saludable, porque aumenta el riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y causa altos niveles de colesterol. Todos necesitamos algo de grasa en nuestra alimentación diaria, porque hace nuestra comida más sabrosa. Nutricionalmente, las grasas hacen más que simplemente suministrar calorías. Algunas grasas, como las de los frutos secos, las semillas y las variedades de pescado proporcionan ácidos grasos esenciales (incluyendo la variedad omega-3). Estas grasas esenciales son importantes para el mantenimiento de los vasos sanguíneos sanos, la fabricación de hormonas y para el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso. La grasa en nuestra dieta también nos ayuda a absorber ciertas vitaminas, las liposolubles, que incluyen A, D, E y K. Siguiendo una dieta muy baja en grasa hace más probable que sea baja en estas vitaminas y que puede afectar a su Inmunidad, limitar la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo y tener una influencia en la salud ósea. Es mejor enfocar nuestra alimentación en las grasas más sanas, incluyendo de más pescado, nueces, semillas y aceites vegetales como el aguacate, de coco y la aceituna.

Asegurate de comer buenas fuentes por ejemplo en lugar de comer Alitas de pollo a la barbecue reemplaza por un buen salmón a las finas hierbas. En lugar de las papitas fritas reemplaza por un puñito de almendras. Reemplaza la mayonesa con por un yogurt natural le agregas un poco de jugo de limón y algunas hierbas mezcladas, cebollín por ejemplo y queda buenísimo!!!.

Y si necesitas comprar algo libre de grasa, revisa sus ingredientes.

Si quieres conocer más consejos haz una cita con Iveth aquí


Entradas destacadas
Entradas recientes